Uno de los puntos polémicos dentro de la lista de 50 ideas para ahorrar dinero con tu economía domestica, es el número 14, “haz cosas que te ayuden a ser feliz”, porque directamente uno quizás no vea claro como eso puede ayudarte  a gastar menos. Pero en realidad el nivel de consumo en la sociedad occidental muchas veces tiene que ver con el estrés, la infelicidad y carencias emocionales. El echo de comprarse ropa nueva, un detalle bonito para decorar la casa o gastar dinero en cosas que no son imprescindibles te hará sentirte mejor. Por ello muchas personas usan la tarjeta de crédito como una forma de compensación psicológica, gastando más de lo que sus ingresos les permiten.

Cuando eres intensamente feliz no necesitas cambiar tu dinero para intentar tapar tus carencias. Así que vamos a ver algunas cosas que puedes hacer para ser más feliz, y así indirectamente equilibrar tu economía doméstica.

1. Cultiva una afición barata.
Hay un montón de cosas que puedes hacer en tu tiempo libre sin gastar más dinero, leer y escuchar música es una de ellas, pero también puedes pasarte al lado creativo e intentar ser tu la persona que crea: escribir poemas, tocar melodías de música celta con una flauta o tomar fotografías son actividades que te ayudarán a sentirte mejor contigo mismo. ¿Te gusta la filosofía, o te encanta conocer el uso medicinal de las plantas? ¿Eres un fan de las películas de western o prefieres desmontar y montar relojes viejos?

Existen miles de aficiones que puedes realizar sin pagar, o con un presupuesto económico y que te ayudarán a desarrollarte como persona, elige una en la que no tengas que trasladarte fuera de tu ciudad y a ser posible que la puedas llevar contigo a todos los sitios. Si tienes poco tiempo, tendrás que buscar algo que puedas hacer en tus minutos libres: hacer esbozos en el autobús mientras vas al trabajo, hacer masajes de pies (algo que a tu pareja le encantará), cotillear las últimas tendencias de moda…

2. Elige música que te haga sentir bien.
Cuando era joven descubrí que había música que “me gustaba” que no me hacía sentir bien, sino que despertaba emociones de tristeza. Así que me dedique a buscar canciones que me transmitieran alegría y las grabe en un disco, que durante meses escuche con frecuencia. Eso me ayudó bastante a superar una situación complicada.

3. Pide un abrazo a alguien de confianza.
El contacto físico entre personas es necesario, y no sólo durante la edad temprana del desarrollo, cuando el niño se queda enganchado a la teta de la madre. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que los niños que reciben besos y abrazos crecen felices, seguros y sienten que pertenecen a un grupo. También como adultos necesitamos tocarnos, por ello, si necesitas algo de afecto, pídele a alguien con quien tengas confianza un abrazo.

4. Conoce gente con tu misma afición.
Tener una afición es genial, pero aún será mejor si de vez en cuando puedes quedar con personas que les apasiona lo mismo que a ti (o algo similar).

5. Intercambia un masaje.
Ya te he comentado sobre la importancia del contacto físico. Una dosis muy importante de la felicidad reside en el bienestar. Si sientes tu cuerpo relajado, si no hay dolor, te sentirás bien. Una forma de conseguir esos masajes gratis, es hacer un intercambio. Si estas casado o tienes una pareja estable lo normal sería que fuera la persona con la que has decidido compartir tu proyecto de vida.

6. Estudia algo que te fascine.
El poder de concentración de la mente es enorme. Si te centras en alguna materia, ciencia o técnica que es capaz de hacer volar tu imaginacion llegarás a ser un poco más feliz. En realidad la actitud que adoptamos a la hora de vivir es clave para.

7. Cultiva una profesión que te apasione.
Gran parte de la vida la pasas en el trabajo, ya que necesitas ganar dinero. ¿Y si todas esas horas las dedicaras a algo que te hace sentirte bien contigo mismo? ¿Cual es el trabajo que te gustaría desarrollar? Algunas necesitan además que tengas una titulación, para poder ejercer (como por ejemplo la medicina), pero todo es cuestión de que empieces a dar pasos en la dirección correcta. A veces el camino más largo es el que más se disfruta.

8. Vuelve a sonreír.
Nuestra forma de sentir y la posición corporal están relacionados entre sí, hay posturas que nos hacen sentir tristes, otras optimistas. Si realizas el gesto de levantar ligeramente las mejillas, de esbozar una sonrisa, con el tiempo te notarás mejor. No trates de falsear la emoción, sólo haz el gesto y observa el flujo mental. Si en algún momento te vienes abajo es normal, toma aire, y en cuanto estés sereno vuelve a sonreír.

9. Hacer deporte puede ser gratis.
Realizar gimnasia, salir a correr o irte a nadar al mar son cosas que tienen un bajo coste, a no ser que quieras comprar material especializado. Para empezar a hacer deporte gratis tienes que informarte de las instalaciones deportivas que tienes cerca de casa, por ejemplo en el polideportivo. Si vives en una población pequeña, cerca del mar o la playa lo tendrás más fácil, porque en la montaña puedes hacer senderismo y en una playa de arena jugar a bolei-playa. Jugar con amigos al baloncesto o al fútbol puede ser muy gratificante.

10. Ayuda a personas necesitadas.
Tu tiempo es oro y ser generoso con otras personas puede ser una actividad muy gratificante, sobre todo cuando vas corto de dinero. Contacta con organizaciones no gubernamental como la Cruz Roja, Caritas, Payasos sin Fronteras u otras mas pequeñas que estén cerca de tu casa. Preséntate como voluntario y dedica algunas horas a la semana. Esto te hará ver que aún tienes mucho que ofrecer a otras personas, y ver que el dinero aunque sea importante no lo es todo.

11. Reflexiona sobre la felicidad.
¿Has pensado alguna vez que sería para ti el paraíso? A veces algunas personas son infelices porque ponen demasiadas condiciones a la felicidad. Mientras, otras personas que viven en condiciones más difíciles (como muchas personas de zonas rurales de India) están satisfechas, e incluso se consideran afortunadas. ¿La felicidad es algo que puedes comprar con una casa o un coche?. Personalmente creo que no es algo que puedas adquirir por tener más amigos, ser mas famoso o porque te toque la lotería. Es un estado de gozo que es inherente a todas las personas. Quizás deberías permitirte ser feliz.

12. Da gracias por estar vivo.
A pesar de que puedas tener carencias en tu vida, la vida en si misma es esencialmente “buena”. A no ser que vivas en una situación extrema, como una guerra, la mayor parte de cosas que haces, sientes y vives en el día a día son positivas. Estar vivo es un regalo, pero dar gracias tiene que ser un sentimiento. Para ello es necesario que superes emociones como el enfado, la rabia, o la frustración.

Deja pasar las emociones (no luches con ellas) y centrarte en todos los detalles buenos del día a día. No conozco tu situación, pero tu dolor, por grande que sea es mínimo en comparación con el dolor de toda la humanidad. Siente todas la cosas buenas que la vida te ha dado, como la posibilidad de ver con los ojos o escuchar con los oídos, no todo el mundo puede andar. Si profundizas, en algún momento surgirá el agradecimiento de forma espontánea.

El momento más feliz de tu vida es ahora, no hay otro. Se que habrán personas que de forma consciente o inconsciente tratarán de recordarte que si no tienes dinero no puedes ser feliz, eso es falso. Puedes sentirte bien ahora mismo y eso te dará fuerzas para sobreponerte a tu situación actual.