Aunque es de dominio público que hay que leer un contrato con el banco antes de firmarlo, también es cierto que aun siendo precavidos a veces los usuarios no somos capaces de detectar en la letra pequeña donde están las clausulas abusivas y que es normal. Así que sin entrar en valoraciones éticas sobre lo malvadas que son las cajas de ahorro, bancos y entidades financieras, vamos a abordar el lado práctico: saber cuales son las principales clausulas abusivas, para que así sea más sencillo que las detectes. Ante la mínima duda lo ideal es que pidas a la entidad bancaria el contrato para poder llevarte el documento a casa (o una fotocopia) y leerlo con tranquilidad. Así aprovechas para consultarlo con una persona que controle del tema.

Hay que aclarar que hay tres tipos de clausulas.

– Clausulas normales. Aquellas que entran dentro de lo que es un contrato de préstamo personal normal, en las que hay un equilibrio entre los derechos del banco y del cliente, para que ninguna de las dos partes esté desprotegida.

– Clausulas abusivas legales. Son aquellas condiciones del préstamo personal (o hipoteca o tarjeta de crédito si es el caso) en las que el banco exprime al cliente abusando de su posición de poder y autoridad, pero que son legales porque ningún juez las ha declarado abusivas. Estas son las más peligrosas de todas, por lo único que tienes seguro es no firmar el contrato. Algunas de estas clausulas abusivas realizadas de forma masiva en hipotecas se han llevado a los tribunales, como en el caso de las clausulas suelo o la aplicación de los desahucios en primera vivienda.

– Clausulas abusivas “ilegales”. Algunas de las condiciones de un contrato han sido declaradas oficialmente como abusivas y son mucho más fáciles de defender ante un tribunal, ya que existen sentencias judiciales previas a favor del consumidor. Aún así, tampoco debes aceptar este tipo de clausulas de antemano. Y en el caso de que el banco realice algún cambio sin tu consentimiento, denunciarlo en cuanto te enteres.

– Prácticas abusivas. Además de las clausulas escritas existen malas prácticas que realizan los empleados de los bancos (por orden de sus directivos) para poder obtener más dinero de sus clientes. Un ejemplo claro es cuando cambian un contrato previo de forma unilateral, sin tener en cuenta al cliente, y por si fuera poco sin informarle del cambio realizado.

 

Clausulas abusivas en préstamos personales

1. Clausulas de resolución anticipada del préstamo. Esto hay que vigilarlo bien porque en algunos casos se da por finalizado el préstamo y proceden al embargo a la mínima. Es más habitual en créditos hipotecarios, pero se podría dar también en prestamos personales para comprar un coche, cuando no pagas una sola cuota te quedas sin vehículo. Dos que se han declarado abusivas en resoluciones judiciales son:

– Resolución anticipada por cualquier tipo de deuda.

– Resolución anticipada por impago de una cuota. Debido a las leyes de la Comunidad Europea esto es ilegal, se permite la clausula de resolución sólo cuando se dan 3 o más cuotas impagadas.

2. Compensación de deudas entre cuentas. Hay una clausula que permite compensar la deuda de una cuenta bancaria con otra cuenta del titular, esto es correcto si eres el único titular, pero es una clausula abusiva en el caso de cotitularidad. Hay sentencias firmes.

3. Cesión de prestamo sin notificación. Los bancos también pueden ceder el préstamo a otra entidad bancaria, pero debe ser notificado para que la cesión sea legal. Si no hay notificación el dinero que hayas pagado al banco original es valido.

4. Clausula de interés moratorio superior al 12%. Esta es bastante habitual en préstamos personales. Los intereses por el dinero prestado en este tipo de producto bancario pueden ser altos, pero los intereses adicionales que se añaden con el impago como máximo pueden ser de 2,5 veces el interés legal del dinero (del cual el Euribor es un indicador, que en los últimos años no ha superado el 5,3%).

En la práctica ya se han dado sentencias judiciales a favor de los afectados, casi siempre en hipotecas pero también en créditos personales. En el caso de créditos personales el interés moratorio está muchas veces entre el 20% y el 30%. Esto es así por Ley, así que infórmense bien y pueden llegar al acreedor a juicio. Lo normal es que el juez declare nulos todos los intereses por demora, para que así los bancos dejen de poner estas clausulas abusivas.

5. Clausulas de comisiones por demoras excesivas. Es similar al caso anterior. En el caso de préstamos personales En caso de préstamos personales al consumo hay un tope en los intereses que se pueden cobrar entre la comisión de demora y los intereses por demora. Si creen que le están pidiendo demasiado dinero consulten el tema con un experto.

6. El banco se reserva el derecho de cambiar las condiciones del contrato. Sí, estas firmando que ellos pueden modificar cualquier condición y que lo único que harán es avisarte de que han echo los cambios. De esta forma te pueden subir los tipos de interés o hacer otras triquiñuelas cuando les convenga a ellos.

Además de estas 6 clausulas abusivas que he comentado existen otras que se aplican a tarjetas de crédito y a hipotecas. Cada tipo de préstamos tiene sus trampas, sus estafas bancarias y dentro de lo que hay los créditos personales son los que tienen menos clausulas abusivas ya que los intereses que se piden por ellos ya son bastante elevados. En cambio, casi todas las hipotecas y tarjetas de crédito tienen 1 o más clausulas abusivas. Como ejemplo una noticia de febrero del 2014, tras una inspección administrativa del gobierno de Canarias se detecta que el 80% de las tarjetas de crédito investigadas tienen clausulas abusivas.