La publicidad sobre los créditos y préstamos personales te explican lo fácil que es conseguirlos y lo bien que vas a pasarlo con el dinero que te dejan, pero ninguno te cuenta que es lo que sucede si no pagas religiosamente el día marcado para cada una de las letras. Las consecuencias pueden empeorar tu situación actual. Por ello si tienes un problema económico antes de tomar dinero prestado de un banco o entidad financiera es mejor que te pares, te informes bien y recapacites sobre la posibilidad de encontrar otros caminos.

Las principales consecuencias de no pagar un préstamo personal son

  • Se te aplicarán nuevos intereses que hacen que tu deuda se multiplique.
  • Te pueden incluir en una lista de morosos, ya no te darán crédito otros bancos.
  • Te llevarán a juicio, para así poder embargarte la nómina y otros bienes.

¿Qué pasa si no pago un préstamo personal al banco?

Dentro del problema que supone no poder pagar tus deudas, siempre es mejor haber contratado el préstamo a una entidad financiera tradicional, bien sea un banco o una caja de ahorros (después de la debacle y el cierre masivo aún quedan un par de cajas de ahorros pequeñas, una de ellas en Onteniente). Si por la falta de ingresos o por un imprevisto te das cuenta que no vas a poder pagar los siguientes meses tu préstamo personal, debes de dar la cara y se presentarte en tu sucursal del banco. Siempre es mejor anticiparse al problema a que te llegue una carta a casa informándote del impago. Acercarse al banco a tiempo te dará la posibilidad de pactar una solución que te permita pagar el crédito, como por ejemplo añadir un periodo de carencia en el que sólo pagues los intereses.

¿Y si no puedo llegar a un acuerdo y no pago?

1r mes. Lo primero que intentará hacer el banco es coger el dinero que tengas en la cuenta corriente para saldar la deuda, así que sólo tendrás un impago en el caso de tener la cuenta a cero o en números rojos. Si no hay nada que rascar en la cuenta, el banco emitirá el impago, junto con todos los recargos que vienen estipulados en la letra pequeña del contrato. Lo habitual es que añadan a tu deuda el interés de demora, que es mucho más grande que los intereses ordinarios.

2º mes. Si sigues sin pagar lo normal es que la entidad se ponga en contacto contigo, (si no lo has echo tú antes) y para recordarte que tienes que pagarles. También es posible que te expliquen lo que puede pasar si el impago pasa a ser de 3 ó 4 meses (a veces 6 cuotas).

Impago prolongado. Si no te has puesto al día con el dinero que debes de tu préstamo personal, el banco tratará de recobrar ese dinero a través de la vía judicial. Esto supone que entre en la lista del RAI o el ASNEF (dos ficheros de morosos que será consultado por otros bancos) y que traten de embargarte lo que les debes. Si se trata de una cantidad pequeñas y estás trabajando lo que harán es embargarte la nómina, pero si son cantidades grandes es posible que embarguen otros bienes, como por ejemplo tu casa. Ten en cuanta que cuando firmas un préstamo personal estás usando como garantía todos tus bienes actuales y futuros.

Avalistas. Si además de firmar tú, hay personas que te han avalado, entonces ellas también se ven comprometidas. De forma que ante un impago prolongado el banco tratará de cobrarse todos lo que les debes.