En el cuarto puesto de la lista de 50 ideas para ahorrar, aparece la idea de que necesitas asegurarte un ahorro mínimo, que la tengas siempre en reserva para poder asumir gastos extraordinarios. Eso es lo que se llama fondo emergencia, y vamos a explicar cómo puedes crearlo y otros detalles que debes tener en cuenta para mejorar tu economía doméstica.

Las preguntas que debes hacerte son 8 y estan interrelacionadas:

  • ¿Qué es un fondo de emergencia y para que sirve?
  • ¿Dónde hago el fondo de emergencia?
  • ¿Cuando hay que crear un fondo de emergencia?
  • ¿Cuanto dinero tengo que guardar en el fondo de emergencia?
  • ¿Cuando puedo coger dinero de un fondo de emergencia?
  • ¿Cómo crear el fondo de emergencia cuando se llega justo a fin de mes?

1. ¿Qué es un fondo de emergencia?

Es una cantidad de dinero que guardas para poder usarlo cuando tienes una emergencia. Tener este fondo ahorrado te ayudará de 2 formas a equilibrar tu economía doméstica.

  • No pedir créditos. Un fondo de emergencia te permite pagar imprevistos sin tener que usar la tarjeta de créditos, o sin tener que coger minipréstamos online. En ambos casos ese dinero que coges prestado es una deuda que creas y que tendrás que pagar, por lo que el imprevisto te saldrá más caro.
  • Te da seguridad. Tener un remanente económico para un caso de emergencia te permitirá asumir las pequeñas crisis de la economía doméstica con más tranquilidad, y eso es salud. Si el fondo es suficientemente grande te puede llegar a servir como colchón para el caso de que te quedases sin trabajo, aunque creo que si ahorras más de 2000 € lo lógico es invertir una parte de tus ahorros (pero que no sea en preferentes ni en asuntos turbios).

2. ¿Dónde hago el fondo de emergencia?

En cualquier lugar que tu dinero esté seguro. Crear un fondo de emergencia es tan sencillo como guardar algo de dinero en una hucha, en una caja metálica que tenga llave o bajo de una baldosa. Aunque lo más normal en nuestra sociedad es ingresar el dinero en el banco, porque la gente siente que allí está seguro.

Si metes el dinero en el banco, tienes que tener 2 cuentas. En la cuenta corriente los gastos, y en la cuenta de ahorro puedes colocar el fondo de emergencia, más otros ahorros. En el caso de tener todos los ahorros juntos tu mismo debes de tener claro que hay una parte de esos ahorros que es intocable, a no ser que sea por fuerza mayor.

 

3. ¿Cuando hay que crear un fondo de emergencia?

Cuando hayas equilibrado tu economía doméstica. Si no eres capaz de llegar a fin de mes, es absurdo que te plantees hacer un fondo de emergencia.

  • El primer paso es tener una cantidad de ingresos normal (es decir, que si no tienes trabajo y no hay ingresos es tontería querer ajustar los gastos, lo que tienes que encontrar es una forma de ganar dinero).
  • El segundo es revisar el nivel de gastos que tienes y ajustarlo con los ingresos.
  • Una vez que los ingresos sean mayores que los gastos es cuando puedes empezar a crear tu fondo de emergencia familiar.

Cuando te dispongas a crear el fondo de emergencia es bueno reunirse todos los adultos de la familia para llegar a un acuerdo sobre la cantidad que se va a reservar y para que tipo de emergencias se va a emplear el fondo. Las enfermedades, accidentes, entierros y similares suelen entrar en este fondo, pero que entren las reparaciones del coche es algo más personal.

 

4. ¿Cuanto dinero hay que guardar en el fondo de emergencias?

Depende de tu economía doméstica y que tipo de imprevistos quieras “amortiguar”. No es lo mismo ahorrar para una reparación de un coche (que no tienes asegurado a todo riesgo) que ahorrar para poder aguantar 2 años sin trabajo. Así que voy a darte algunas indicaciones y consejos para que tu mismo puedas hacer tus cuentas.

Hay 3 formas de cuantificar el volumen del fondo de emergencias, en función de si quieres:

  • Un fondo limitado para pequeños imprevistos.
  • Un fondo de supervivencia para varios meses, o asumir gastos extra durante tiempos prolongados.
  • Un fondo para vivir bien durante varios meses.

En la primera no hay que hacer calculos, se trata de decidir una cantidad de dinero: 500 €, 1.000 €, pensando en lo que te puede costar una reparación del coche o algún asunto similar. La segunda es la que suelen usar los expertos, y la tercera es la más generosa. Para ejemplificarlo, vamos a poner el caso de una mujer que vive sola y se llama Laura, gana 1.085 € de forma mensual y tiene 725 € de gastos fijos. Quedándole 360 € para ahorrar, invertir, irse de vacaciones o poder darse un capricho.

  • Fondo de emergencia mínimo. Es tan sencillo como guardar 100 € en una caja, y comprometerse durante 6 meses a añadir 50 € más. Con eso tendrías un remanente de 400 € para emergencias.
  • Fondo equivalente a 3-6 meses de gastos. Te permite saber cuantos meses podrías sobrevivir sin tener ingresos. Como gastos se cuentan sólo aquellos que son fijos: alquiler o cuota de la hipoteca, comida, luz, seguros, gastos diversos por los hijos… Los expertos aconsejan tener un equivalente 3 a 6 mensualidades, para Laura eso sería una cantidad entre 2.175 € y 4.350 €.
  • Fondo equivalente a X meses de ingresos. Te permite saber cuantos meses podrías vivir tranquilamente (invirtiendo recursos para realizar una búsqueda de empleo o con otros gastos extra…) sin tener ingresos. Un fondo de emergencia de 4 meses de ingresos, sería de 4.340 €.

A mi me parece que esa cantidad de dinero que proponen los expertos es excesiva para la capacidad de ahorro que tienen la mayor parte de familias españolas así que suele ser suficiente empezar con ahorrar lo correspondiente a 1 mes de ingresos o 2 meses de gastos. Creo que el resto del dinero es mejor invertirlo: en una mejor formación profesional, en un deposito de corto plazo, en préstamos entre particulares y otras opciones… Aunque al final eres tú el que tienes que hacer la valoración y pensar cuanto dinero necesitas tener en el banco para sentirte seguro.

Cada año o cada 2 años es importante revisar como está el fondo de emergencias y considerar si hay que re-calcularlo (quizás ahora ganas más dinero, gastas menos….)

 5. Cuando puedo coger el dinero del fondo de emergencia.

¡¡Nunca!!! En realidad puedes cogerlo cuando quieras, es tu dinero, pero si lo haces así el fondo no te servirá de nada. La idea es que ese sea un dinero intocable. No puedes usarlo para gastos ordinarios, ni para vacaciones, ni para nada. Tienes que apañarte para cuadrar tus cuentas y pagar todo, como si ese dinero no existiese. No sirve para ningún tipo de gasto planificado, como unos estudios, ni para “imprevistos” de tipo social, como una invitación a una boda, y así podríamos poner mil ejemplos. Si es un fondo de emergencia familiar, todos los adultos del grupo deberían saber que se va a tocar ese dinero y dar su consentimiento.

 

6. ¿Cómo ahorrar un fondo de emergencia cuando llegas justo a fin de mes?

Cuando los ingresos y los gastos van casi a la par y necesitas ahorrar un pequeño fondo de inversión tienes 4 estrategias posibles.

1. Aumentar tus ingresos mensuales. No te estoy diciendo que busques un segundo trabajo, sino que te plantees si puedes conseguir un ingreso extra. Una opción es hacer algunas horas extra en el trabajo, pregunta si existe esa posibilidad. Otra idea es alquilar algo, por ejemplo tu plaza de parking, una habitación de casa o un equipo de música. Otra es hacer un trabajo informal, como dar clases de repaso a niños, pasar textos a ordenador, de niñera los sábados etc. Son trabajos que no se paga bien, pero que te podría servir como una inyección de dinero durante un tiempo.

2. Reducir tus gastos. Se trata de eliminar durante un tiempo gastos que no son imprescindibles, por ejemplo decidir que durante un año no se va a gastar dinero en calzado y en ropa. O bien hacer un plan para ahorrar en la factura de la electricidad.

3. Ahorrar los ingresos extra. La paga de Navidad, un premio que te ha tocado… de cualquier extra que te llegue ahorra una parte. Puede ser el 100%, el 80% o el 50%. En cualquier caso no debería ser menos de un 25%, porque si no tardarás mucho en “llenar” tu fondo de emergencias.

4. Técnica del ahorro mínimo constante. Se trata de hacer pequeñas aportaciones, tan pequeñas que no supongan ningún problema a tu economía doméstica, pero que al final lleguen a ser una cantidad grande. Por ejemplo, ¿puedes ahorrar 0,01 € hoy? Seguro que puedes ahorrar una moneda de un céntimo, porque con eso no podrás solucionar nada, así que lo mejor que puedes hacer es ahorrarlo. Así que tienes que ser constante, todos los días hay que guardar aunque sólo sea 1 céntimo.

De esta forma al final del mes tendrás 30 céntimos más en tu fondo de emergencia, y lo que es más importante estas creando un hábito de ahorrar. Con el tiempo tu mismo querrás ahorrar 5 , 10 o 20 céntimos diarios. No es mucho, pero 20 céntimos x 365 días, son 36,5 €, un pequeño remanente que te quedará. Cuando sientas que estás preparado sube la cantidad que ahorras a 1 € o 2 € diarios. Esto cuesta un poco más, pero con ello conseguirás ya un ahorro mensual considerable poco a poco llegar a tener ahorros por encima de los 1.000 €.