Las dos principales ventajas de los minicréditos rápidos (en realidad es más exacto llamarlos micropréstamos rápidos) son la celeridad en la que vas a disponer del dinero (24 h) y que no son necesarios avales, ni demasiadas condiciones para que lo aprueben. De todas formas siempre hay algún requisito que tienes que cumplir para que te lo concedan.

Lo habitual es que las condiciones de los minicréditos rápidos sean las siguientes tres.

  • Ser mayor de 18 años. Te pedirán una fotocopia del DNI.
  • Aportar los datos personales: Nombre, edad, un correo electrónico y el número de tu teléfono móvil.
  • Tener un número de cuenta en un banco (normalmente tienen una lista de bancos con los que trabajan).
  • No aparecer en el ASNEF, el RAI u otros listados de morosidad por impagos de deudas. Hay una cantidad que usa como límite, que usan como límite, que suele ser de 1.000 €. Si realizas la reserva online, este dato es verificado de forma automática antes de conceder el préstamo. Exceptuando a aquellas empresas que te dan microcréditos sin comprobar el ASNEF.

Ademas también hay microcréditos rápidos que te pedirán que justifiques una fuente de ingresos. No tienes porque estar trabajando, también te servirán otros ingresos que no sea tu nómina.

La prestación por desempleo, ingresos como autónomos, cobros por incapacidad o jubilación. O incluso sirven otro tipo de ingresos regulares, como por ejemplo los que se obtienen de un alquiler te pueden servir como justificante.